VAERSA

Logo Generalitat

Nos acercamos a la planta de clasificación de envases ligeros de Picassent (Valencia)

Uno de los puntos fuertes del servicio público que presta VAERSA Grupo son los encargos vinculados a la gestión de envases para la Generalitat Valenciana, en el marco del convenio suscrito con Ecoembes. Recientemente, asistimos a conocer de primera mano los trabajos que realiza el personal de la empresa en la planta de envases ligeros de Picassent (Valencia).

Mediante un recorrido pautado por el jefe de planta, Francisco García, tanto José Manuel Marco, subdirector general de VAERSA Grup, como Noelia Almiñana, jefa del departamento de Residuos, conocieron de primera mano los trabajos que la empresa pública desarrolla en una planta que data de 2007. Con una superficie construida de 3.862 metros cuadrados ubicados sobre una parcela de 7.986 metros cuadrados del término municipal de Picassent.

Según explicó el propio García, “esta instalación, levantada en 2007, ya procesó en el año 2009 unas 10.000 toneladas de envases entre los meses de abril a diciembre”. Una cifra que, según el jefe de planta, “se ha ido incrementando gradualmente; en 2020, por ejemplo, procesamos 23.730 toneladas y, en 2021, 26.951 toneladas”, lo que representa un 13.6% de incremento interanual.

Instalación fotovoltaica

A juicio del subdirector general de VAERSA Grupo, son datos que muestran “la eficacia y capacidad de la empresa pública en la gestión en la gestión de envases” en una planta que desde 2019, además, fue pionera en disponer de una instalación fotovoltaica para el autoconsumo. Un aspecto, el de la eficiencia energética, en el que VAERSA Grupo ha apostado desde el principio, “por tecnologías sostenibles para el ahorro energético y la mejora del medio ambiente”, subraya Marco. La instalación genera unos 400.000 Kwh al año, que supone un ahorro de casi el 30% del consumo eléctrico de la planta.

Por su parte, Noelia Almiñana, anunció durante la visita que “aún están previstas inversiones por valor de 2.000.000€ para aumentar la capacidad de procesado de la planta y su eficiencia, con el fin de minimizar entradas en vertedero”. Algo que la jefa del departamento de Residuos califica como de “reto importante” y que significa poder gestionar “más de las 27.000 toneladas que ya se están procesando en el espacio limitado del que se dispone”.

Scroll al inicio